Official internet pharmacy in Sydney where you can buy Kamagra Jelly australia online. Para compra cialis puede ser visto como un desafío. Aumenta Smomenta, y todos los que se poco a poco abrumado, como es lógico, cada vez más hombres están diagnosticados con disfunción eréctil.

Redalyc. lo ético de la ética empresarial. revista venezolana de gerencia

Revista Venezolana de GerenciaUniversidad de Zulia ISSN: 1317-9403 VENEZUELA Revista Venezolana de Gerencia, abril-junio, año/vol. 8, número 022 Revista Venezolana de Gerencia (RVG)
Año 8. Nº 22, 2003, 307-322
Universidad del Zulia (LUZ) · ISSN 1315-9984
Lo ético de la ética empresarial
Crespo, Miguel Francisco
La proliferación de discursos sobre la ética empresarial, que en los últimos años se ha presen- tado en el mundo de los negocios, nos lleva a preguntarnos por las razones que posibilitan dicho fe-nómeno. Hallar una respuesta a esta pregunta, hace necesario descubrir los verdaderos propósitosque mueven los esfuerzos que en la actualidad se realizan por lograr una ética empresarial. Con estafinalidad, se analiza, en primer lugar, lo escrito por Adela Cortina, quien es la promotora y defensoramás influyente en el mundo de habla hispana del discurso sobre la ética de los negocios; en segundolugar, se indaga el devenir histórico de los discursos en torno a la ética empresarial. El despliegue deambas actividades nos lleva a concluir que la “euforia” en torno a la ética de los negocios, responde aque, gracias a dicho fenómeno, el modelo empresarial capitalista puede lograr dos propósitos, el pri-mero de los cuales es de especial trascendencia porque le permite al sistema permanecer de maneraincuestionable. Los mencionados propósitos son: Legitimar socialmente el sistema organizacional eincrementar sustancialmente su rentabilidad.
Palabras clave:
Ética, estructura organizacional, conciencia, identidad, responsabilidad.
Abstract
The proliferation of discourse on management ethics, which over the last few years has been present in the business world, leads one to question the reasons behind this phenomenon. In order toanswer this question it is first necessary discover the true purpose behind these efforts which are pres-ently being made to establish business ethics. With this purpose in mind, the writings of Adela Cortina,an influential promoter and defender of these ideas in the Spanish speaking world in relation to businessethics, are analyzed, and then the historical development of the discourse of business ethics is ques-tioned. The display of both activities leads one to conclude the “euphoria” around the ethics of businessis related to the capitalistic business model which hopes to achieve two objectives. The first objective isof special transcendence, since it permits the system to undoubtedly continue. The purposes are: so-cially legitimize the organizational system, and to substantially increase revenue.
Key words:
Ethics, organizational structure, conscience, identity, responsibility.
Profesor de la Universidad Autónoma de La Laguna, México. Magister en Administración yEducación. Cursante del Doctorado en Sistemología Interpretativa en la Universidad de los An-des, Venezuela. E-mail: migcrespo@hotmail.com Lo ético de la ética empresarialCrespo, Miguel Francisco _______________________________________________ 1. Introducción
ola de la ética empresarial, promoviéndo-la no sólo a través de cursos y charlas, sino además, creando premios y otros in- otras cosas, del surgimiento de una serie de discursos en torno a la ética empresa- rial y a la responsabilidad de las organiza- ético y al cumplimiento de su responsabi- lidad social. Así mismo, aquellas organi- pañados por el nacimiento de distintos or- ganismos “independientes”, a nivel mun- dial, cuyo propósito central es el de fo- (interna y externa) en resaltar dichas ca- racterísticas ellas son presentadas como miento ético y responsable. Así, organi- la vez motiva a otras empresas que, atraí- das por el seductor slogan de “la ética es dad; el Instituto Latinoamericano de Ética Civil Empresarial; el Instituto Latinoame- Ante esta “euforia” por la ética em- contramos ante una “moda” más del dis- curso empresarial o por el contrario, hay serie de servicios, sobre todo de capaci- el replanteamiento de las actuales formas tación y consultoría, con la finalidad de “re-moralizar”1 el desempeño empresa- rior, es necesario primero, conocer a fon- consultoras” apoyan la promoción de sus do el discurso actual en torno a la ética em- servicios sobre la base de distintas publi- presarial. ¿Qué aporta de “nuevo” ese dis- caciones (libros, revistas, artículos en In- curso (si es que lo hace)? ¿De dónde sur- ternet, etcétera), que intentan persuadir ge y a quién va dirigido? ¿Con qué finali- dad se lanza dicho discurso? ¿Cómo está que sigue, se intenta dar respuesta a di- chas interrogantes. Para ello, se discute lo escrito por Adela Cortina, de quien se pue- nes por ejemplo), así como los gobiernos y promotora de la ética empresarial.
Término empleado por Adela Cortina, Doctora en filosofía y fundadora de ETNOR.
________________________ Revista Venezolana de Gerencia, Año 8, No. 22, 2003 2. ¿Qué es la ética
gún piensa esta autora, sin organizacio- empresarial?
nes morales toda la sociedad se desmo-ralizaría.
de saber de los que pretende orientar la no es el único para la ética empresarial, la acción humana en un sentido racional; es de la “ética de la economía capitalista” de mente”. Dicho saber ético tiene fundamen- la cual, nos dice Cortina (1994), la empre- talmente dos modos: el primero, es la forja sa sería su “espíritu”. Para ella, el capita- de carácter con el que se busca aprender económica, ya que posibilita tanto la liber- tas, que la autora relaciona con “el respeto ral crítica” (Cortina, 1994:19-25).
religión católica que era fuente de la ética descubrimiento y la aplicación de los va- dental vio surgir en la Modernidad la ética cívica. En su obra “Ética de la Empresa la ética cívica- al ámbito particular de la (1994)”, la autora nos narra cómo, a partir de los eventos que posibilitaron el plura- lismo(la convivencia pacífica entre ciuda- establecimiento de unos mínimos mora- les que garanticen la buena convivencia en la sociedad existen. Una vez identifi- va el nacimiento de la ética cívica. La éti- cados, debe “aplicarlos” en su empresa, invitando a los demás miembros de la or- cualquier parte. Para Cortina, no es posi- ble una ética empresarial sin una ética cí- viertan en los valores de la empresa, los que serán válidos en tanto se encuentren sentido contrario, no es posible una ética cívica sin una ética empresarial pues, se- El nivel postconvencional es (según dice la autora siguiendo a Kohlberg, Apel o Habermas)aquel en el que no se considera justo lo que se adecua a las normas de una sociedad concreta,sino a principios universales, a derechos humanos y valores superiores.
Lo ético de la ética empresarialCrespo, Miguel Francisco _______________________________________________ sario el deseo o la intención de alguien para aplicar ética empresarial es una idea errónea según los promotores de la ética el resto de los promotores de la ética em- presarial, es falsa la idea de que las em- presas se conviertan en éticas por deci- sariamente éticas, lo que pasa es que su tintos cursos de acción a través de los ejemplar o puede no serlo, pero nunca una “líder” empresarial, no es por tanto el de decidir si su empresa será ética o no (es decir, si tendrá un ethos -carácter- o no), en todo caso, lo que pueden, y deben ha cer los líderes empresariales, es orientar ese comportamiento para que sea moral. mejor, lo cual significa que debe juz-gar su elección, dar razón de ella. En ne un ethos o no, es un punto crítico en el pel de la conciencia, que hace pre- discurso de Cortina pues, de no poder mos- trar la existencia de un ethos de la empre- sa, dicho discurso se caería, convirtiéndo- se en todo caso en uno sobre la “ética del quedaría subsumido dentro de la teoría éti- ca y la filosofía moral tradicionales.
un carácter –un ethos– que no le vie- empresa (1997)”, la autora intenta resol- ver esa situación a través de una analo- se “adueña” a lo largo de su vida al ir gía. Partiendo de la explicación “estructu- muestra cómo se forma la “estructura mo- configurando la identidad compulsiva dice la autora desde la “tradición estructu- ralista”, al enfrentarse a su medio para garantizar su viabilidad, se ve obligada a ________________________ Revista Venezolana de Gerencia, Año 8, No. 22, 2003 es importante para él y lo que no lo es; factor que da unidad a la estructura moral de las personas, según la tradición es- tructuralista a la que dice apelar Cortina, es la conciencia. Así, dado que el indivi- duo tiene conciencia, debe justificar sus y obligado a justificar su opción por al- ellas), lo que va constituyendo en él una identidad, que a la vez le permite ir asu- cionar que no todos los filósofos morales rior proceso, “las personas son sujetos citar, en especial, por la concepción indi- ciencia, se ven obligadas a justificar sus vidualista de la que parte, en donde el pa- decisiones, van forjándose una identidad “reconocer” al sujeto para que este pueda identificarse, es decir, tener una identi- acciones. Conciencia, justificación de las la identidad como la distinción entre lo Diagrama 1
Estructura moral de las personas
Conciencia
Justificación de
Identidad
Responsabilidad
decisiones
Me parece muy importante mencionar este desacuerdo de origen con MacIntyre, pues granparte del trabajo de Adela Cortina está apoyado supuestamente en el trabajo de ese filósofocontemporáneo.
Lo ético de la ética empresarialCrespo, Miguel Francisco _______________________________________________ que es importante para el individuo y lo
mar decisiones colectivas, no reductibles que no lo es, es simplemente inacepta-
ni a las de los individuos ni tampoco a las ble. Pues, según MacIntyre, el hombre no si no ha participado de las relaciones so- conciencia de qué valores y metas deben Cortina, estaría en la supuesta necesidad identidad, un carácter, propio de la orga- nización. Y significa, en segundo lugar, cIntyre respondería que, por ejemplo, si cerse responsable de sus decisiones y de en una urgente necesidad, “ofrecer o soli- citar una justificación es en sí mismo, una ellas se sigan” (Cortina, 1997:25).
muestra de defecto en las virtudes [mora- la estructura moral de las personas, la “es- tructura moral” de las empresas luciría ofrece una buena explicación sobre la for- mación de la estructura moral de las per- brinda unidad a la “estructura moral” de las empresas es, valga la redundancia, su es- “tienen una estructura que les permite to- Diagrama 2
“Estructura moral” de las empresas
Estructura para la
decisiones
Conciencia
Identidad
Responsabilidad
Un buen ejemplo de lo que constituye la perspectiva de MacIntyre en torno a la formación delethos puede ser encontrado es su texto Dependent Rational Animals (1999). En dicho libro, Ma-cIntyre muestra como una de las grandes fallas de la filosofía moral, ha sido la de considerar alos seres humanos como independientes y plenos en su capacidad del uso de la razón.
________________________ Revista Venezolana de Gerencia, Año 8, No. 22, 2003 colectivas, tienen que tomar una concien- de las personas. ¿Qué tan válida es una orientar esas decisiones, ello le permitirá sobre todo si lo que se pretende es cons- truir una teoría ética a partir de ella? de la “estructura moral” en las empresas.
nos comienza a parecer algo “extraña” la morales. El primero, es la ya citada “es- tructura para la toma de decisiones” que, según la autora, toda organización tiene.
gía, en la estructura moral de las perso- ge la estructura organizacional? ¿Se trata- rá de algo que “brota” por generación es- pontánea o será, el resultado final de una justificar razones, ni tener identidad, ni serie de decisiones que una persona, o un responsabilizarse de sus actos, si no tie- grupo “selecto” de ellas han realizado? ne a priori una conciencia. Sin embargo, con la teoría organizacional responderá sin mucha dificultad, que la estructura or- de unidad. Una razón para ello es que, de ganizacional es producto del diseño de lo aceptar que la famosa “conciencia colec- “sistema formal de actividades” (Fuen- tiva”, no es más que la suma de las con- ciencias individuales; señalar lo contra- tiene una estructura sino que se le “da” rio, sería afirmar que un colectivo puede una. En ella, quienes tienen el poder para hacerlo (el dueño o la “alta gerencia”), ma, recurre a utilizar la estructura para la el papel, y otra muy diferente lo que ocu- rre en la realidad. Se dirá que si bien es cierto que “alguien” establece una estruc- lo, más bien es “descendida” de nivel, tura, también es cierto que en la práctica, la justificación de las decisiones en el su- la convivencia cotidiana. No obstante, es jeto. Ello hace que la conciencia tenga tan importante recordar que si bien el diseño ción responde a un ideal que difícilmente sarial”, lo que sin duda contrasta con el se cumple, también es cierto que en dicho diseño se hace explícita, en mayor o me- Lo ético de la ética empresarialCrespo, Miguel Francisco _______________________________________________ garantizar que la estructura original sea estructuras de las empresas cobran “vida un comportamiento “particular de la orga- nización”, lo cual, de algún modo valida- ría la analogía propuesta por Cortina, en- ¿Acaso no es ya la aceptación de un pro- ría, según esta autora, la problemática las responsabilidades son colectivas.
¿Por qué se castiga a quien se equivoca tructura moral”, el problema estaría en dentro de una organización, por ejemplo, torno a los contenidos de dicha estructu- con el despido? ¿Nos es acaso que, final- ra. Esta cuestión, nos dice la autora, hace de “debatir con los afectados por ella, por- cusiones sociales y, por tanto, ha de ver- se también socialmente legitimado” (Cor- totalidad, ¿Qué se gana diluyendo la res- tendría que ser en torno a los valores que la sociedad exigiría de sus empresas, lo dice la autora, es la conciencia. Siguien- tar tal discusión. Nuevamente habría que Cortina nos dice que la conciencia corpo- rativa, es “un proceso institucional para <hacer balance> de la prosecución de un mos o bien, si es “alguien” (que solo pue- de ser el empresario o alguno de los altos gerentes) que, partiendo de su propia es- voz de los <<stakeholders>>” (Cortina, da “adquirir” esta conciencia, estos auto- una serie de pasos que van desde la arti- ella, “existe un procedimiento aceptado, culación de una filosofía corporativa, has- más o menos explícito, a través del cual ta la reflexión y revisión de los valores ________________________ Revista Venezolana de Gerencia, Año 8, No. 22, 2003 colectivas no reductibles ni a las de los in- dividuos ni tampoco a las de grupos de in- encias e ideales compartidos”, están en- gún miembro de la alta gerencia) la men- focados al logro del máximo beneficio por cionada conciencia simplemente no apa- rece y, sin conciencia, no hay moral5.
taría incluida la sobre-explotación de la Ahora bien, ¿El desarrollo de la concien- ¿Cómo pueden “compartir valores”, en nos la conciencia es algo que les es dado dicho ejemplo, el patrón explotador y sus nismos para desarrollar ese artificio que algunos osan llamar conciencia de la or- borales? ¿Por qué aparecieron los sindi- catos? ¿No será entonces que el proble- ma ético no es de “la empresa” sino, cional para, a partir de ella, determinar una identidad para la empresa. Según Cortina, las organizaciones “cuentan conuna cultura, expresiva de los valores, cre- 3. ¿Por qué promover una
encias e ideales compartidos, sean los de “ética empresarial” y no una
lograr el máximo beneficio por cualquier “ética del empresario”?
medio o los de mantener la viabilidad ycompetitividad con medios bien pondera- quién desee seguir la lógica aquella que dar aquí, que el punto que Cortina intenta dice que “el fin justifica los medios”, y que si hay un discurso, por muy inconsistente Al menos para los individuos pues, como ya hemos visto, para Cortina la conciencia en las em-presas no es algo necesario para la estructura moral, sino algo solamente accesorio.
Pregúntese por ejemplo, qué es la reingeniería sino, un mecanismo para “repartir” el mismo tra-bajo entre menos gentes, con una notable disminución de costos, vía nómina, en el corto plazo.
Lo ético de la ética empresarialCrespo, Miguel Francisco _______________________________________________ riquezas de las necesarias para vivir bien.
carlo hay que apoyarlo y fomentarlo. Ante chable. Lo que hace especial al “espíritu” brir primero, si ese que piensan es el ob- jetivo de los discursos en torno a la ética empresarial o, si por el contrario, lo que Esta “masificación” del espíritu del para que la lógica de la acumulación de la parte, a cierta interpretación de las sagra- riqueza se perpetúe. Por otra parte, si lo das escrituras, realizada por algunos gru- pos calvinistas, en la que la acumulación de los empresarios, ¿por qué no se pro- de riquezas y “la profesión” eran vistas como un medio para lograr la salvación.
esta interpretación estaba hecha pensan- do en fomentar la economía capitalista.
Lo que realmente sucedió, según lo inda- la ética empresarial lo cual, por tanto, nos obliga a preguntarnos por su devenir his- tórico. Para dar respuesta a estos puntos, tenían un mal desempeño laboral, “las jó- venes con sólida formación religiosa, en especial pertenecientes a la secta pietis- ética empresarial en la historia y cuáles buscaban la manera de vencer el “tradi- perteneciente a todas las culturas de to- que derrotar el espíritu del capitalismo y que refiere a la actitud de los trabajadores (1994) 7, el “espíritu del capitalismo” ha si por él entendemos la actitud que lleva a presarios que, por la vía del pago a desta- jo, intentaban incrementar la productivi- Weber, por cierto, es erróneamente calificado como positivista por la Doctora Cortina.
________________________ Revista Venezolana de Gerencia, Año 8, No. 22, 2003 dad y con ello sus ganancias. Por tanto, el descubrimiento del efecto que el discurso pietista tenía a favor de una nueva actitud cialmente su actividad. Esta nueva fuente frente al trabajo por parte de quienes pro- fesaban dicha forma religiosa hace, entre más avanzada, la de la “Ilustración Radi- cal”, y aparece de la mano de la “ciencia empresarios se apropien de la ética pro- testante que, no sólo les es útil para lograr economía, es también un filósofo moral sino que además, les da una justificación moral, “legitimando” su actividad, otrora rrolla una propuesta filosófica moral en la vista con desprecio por la sociedad.
vuelve el paradigma. El altruismo y la idea rios asumieron el discurso de la ética pro- de la “contribución patriótica sacrificada testante, este era ya un discurso cuya le- do-Nación” son, a partir de entonces, dos mía moral, en la que los individuos recla- fundamento, en la razón y la ciencia 8.
co”, permanecería así con algunas modi- externos a él. Hay que recordar que, a lo ficaciones, hasta la segunda mitad del si- largo de la Edad Media, la religión católi- glo XX. No obstante, dejaría de ser sufi- ca gracias a su función hermenéutica en ciente para contrarrestar las críticas con- relación con la verdad revelada, era la tra el sistema capitalista. Los años sesen- ta y setenta, de ese siglo, fueron caracte- rizados por una fuerte ola de movimientos empresa capitalista. Según estas críti- empresa, ya que esta, fuese la que fuese, protestante, no era uno, del cual el “espí- las mayorías. Esto, entre otros fenóme- ritu capitalista” se pudiera “agarrar” per- Confróntese con lo escrito por Hill & McCarthy en “Hume, Smith and Ferguson: Friendship inComercial Society” capítulo de el libro “The Challenge to Friendship in Modernity” editado porKing & Devere.
Lo ético de la ética empresarialCrespo, Miguel Francisco _______________________________________________ ción de la administración como profesión, una ética propia. Pero, si no es fácil asig- es lo que hace posible y necesaria la apa- nar a la empresa un ethos, ¿Por qué la in- rición de una ética de la empresa, con el sistencia? ¿Qué gana el modelo capitalis- propósito de legitimar socialmente la em- ta-empresarial si se logra la aceptación de ros de la ética empresarial justifica la apa- rición de ésta, diciendo que “la explica- ción más usual y obvia [para la aparición de la ética empresarial] no es la acertada.
La aparición del reclamo de responsabili- tos plantedos al inicio de esta sección, a dad social no se explica por un sentimien- saber, el propósito del discurso contem- to de hostilidad a la empresa. Por el con- poráneo sobre la ética empresarial y, por trario, el éxito del sistema empresario es tanto, el por qué no se promovía una ética el factor que conduce a expectativas nue- primer tipo son las relacionadas con la le- gitimación social de la actividad empresa- aquellas referidas a la rentabilidad de las embargo, la respuesta sobre qué justifica que se deje de hablar de la ética del em- la ética empresarial intenta alcanzar esas empresarial. Cuando mucho, permite in-ferir que son las legislaciones fiscales las 4. Los propósitos de la ética
empresarial
“personalidad jurídica” a la empresa, ycon ello aparecen las exigencias fiscales a las empresas más allá de los empresa- rios. No obstante, esa explicación sigue pareciendo insuficiente, si lo que se inten- ca al consolidar la idea de que las empre- tanto, hay que exigir de ellas y no de sus Cortina y los nuevos “filósofos” promoto- cho, esa ha sido la intención de todo dis- res de la ética empresarial intentan cubrir curso empresarial a través del tiempo.
con sus aportaciones. Es ello lo que su tra- Hoy en día, son distintos los medios que bajo trae de nuevo a la idea de ética de los los promotores de la ética empresarial uti- lizan para lograr este fin, pero quizás el to, pareciera aún muy débil la argumenta- principal consista en “apropiarse” y “tras- tocar” el trabajo filosófico serio con el fin, aceptar la idea de que las empresas tienen no sólo de “fundamentar” sus opiniones, ________________________ Revista Venezolana de Gerencia, Año 8, No. 22, 2003 sino peor aún, de hacer aparecer su dis- apreciar dicho estado y para poder alcan- curso justificador y legitimador de la em- rrollar las virtudes propias de la práctica.
ciada por aquellos que no están relacio- ejemplo de lo anterior es el uso que le da Cortina (1994) al trabajo de MacIntyre en cuencia al “practicante” le puede traer bienes generados por una “práctica”10.
En su libro After Virtue (tras la vir- tud), el filósofo Alasdair MacIntyre define puesto que, entre otras cosas, su propó- una práctica como “Toda forma coherente sito fundamental está en función de al- canzar la cara externa del bien, en otras tiva, socialmente establecida, mediante la palabras, lo que ahí se fabrica es necesa- cual se realizan bienes internos a esa for- riamente con el propósito de ser vendido.
En una práctica, un taller artesanal del lencia que son apropiados para, y que par- cía se hacía pensando en alcanzar la ex- cialmente definen a, esa forma de activi- humanos para alcanzar la excelencia y las para no ser vendidos bajo el modelo capi- concepciones de los fines y bienes envuel- (MacIntyre, 1985:187, traducción propia).
de lo anterior. Los bienes internos son ticas manifiestan dos caras: Una cara in- aquellos que sólo puede lograr cierta acti- terna, que es la apreciación del mejor es- vidad. “La actividad docente, por ejemplo se desarrolla para intentar transmitir los están inmersos en la práctica y que para Basta asomarse brevemente en la literatura generada por los promotores de la ética empresa-rial, para encontrar entremezclados sin ningún pudor, a filósofos como Aristóteles, Sócrates,Spinoza, Kant, Adam Smith, Hume, Apel, Habermas, Foucault, Taylor, MacIntyre, entre mu-chos otros; en una “sopa ecléctica” en la que todo es bienvenido, mientras pueda ser presenta-do en apoyo al “espíritu capitalista”.
Es difícil suponer el desconocimiento del trabajo de MacIntyre por parte de Cortina pues, porejemplo, lo cita cuando dice que “MacIntyre en su libro Tras la virtud, en el que señala que el ma-nager es uno de los personajes centrales de la sociedad postcapitalista, si es que queremos re-presentarnos dicha sociedad como una pieza teatral para entenderla mejor” (Cortina, 1994:82).
Y es precisamente en ese libro, en el que el filósofo desarrolla su tesis sobre los bienes de unapráctica.
Lo ético de la ética empresarialCrespo, Miguel Francisco _______________________________________________ mente el carácter de bien interno según la definición de MacIntyre. La segunda tiene los reciben puedan llevar una vida lo más que ver con lo indefinido del bien interno plena posible. Por su parte, la actividad política cobra su legitimidad social de in- sarial. Según Cortina (1994), el bien inter- tentar satisfacer, a través del uso del po- no del servicio de salud es lograr la sani- der legítimamente adquirido, los intere- dad de las personas; el de la docencia es la transmisión de saberes, etcétera. La educación o a la salud, por ejemplo? ¿Es que acaso ellas tienen un bien interno “do- ble”? ¿Cuál es entonces el bien interno de “La meta de la actividad empresarial es la satisfacción de necesidades humanas a según el diccionario de la Real Academia través de la puesta en marcha de un ca-
de la lengua española una “Entidad inte- pital ”, del que es parte esencial el capital
grada por el capital y el trabajo, como fac- tores de la producción, y dedicada a activi- dades industriales, mercantiles o de pres- la empresa. Por tanto, el bien interno de la tación de servicios con fines lucrativos”.
Es decir que, por definición, la empresa satisfacer esas necesidades y de forma in- cobra sentido inevitablemente a partir de la búsqueda de dinero, que es un bien ex- terno. Por tanto, no hay tal bien interno ambas que no podrá alcanzar si no es pro- mocionando valores de libertad, igualdad defina como práctica a la actividad empre- y solidaridad desde el modo específico en que la empresa puede y debe hacerlo” definición de empresa, de lo contrario no (Cortina, 1994:43). Resaltado nuestro.
hablaría de “puestas en marcha de capital” que, aunque suavizado así, sigue evocan- en esta idea de que, la satisfacción de ne- do a la aspiración lucrativa que da sentido que esa satisfacción sólo puede ser apre- de MacIntyre es tan sólo un ejemplo, en- ciada por los usuarios de los bienes y ser- vicios que proporciona la organización, es opinión para favorecer una visión en la decir, por agentes externos a la “práctica” que la empresa aparece como “la forma” organizacional, lo cual le quita precisa- ________________________ Revista Venezolana de Gerencia, Año 8, No. 22, 2003 tal manera que, la acumulación de rique- ética empresarial se hace posible porque zas sea vista como la consecuencia lógi- esta busca que el sistema capitalista-em- presarial logre dos grandes metas: legiti- asumido y el sacrificio por los demás, por mentar la rentabilidad. Estos dos objeti- vos, sin embargo, se verían entorpecidos el otro tipo de ganancias que la ética em- una ética del empresario, y la razón para presarial busca, las de la rentabilidad.
ello radica principalmente en que esta úl- tima no impide la posibilidad de cuestio- advertían las posibilidades que una “ima- nar el sistema. Si la actividad empresarial gen ética y responsable” era buena opor- hoy en día, los “filósofos-vendedores” de la ética empresarial, no tienen ningún em- pacho en anunciar que “la ética es renta- ble, entre otras cosas, porque actuar co- sión de poner un negocio, sea este legal o decir, en leyes, juicios y sanciones” (Cor- manifestación de los “actos de la empre- sa”; porque puestas así las cosas, pare- ciera que la empresa pre-existe al ser hu- ción de costos operativos y mejoramiento de la imagen de la marca y la reputación.
aceptar su existencia “natural” y “univer- Todos los “casos de éxito” que son pre- sal”. Si bien es cierto que la forma domi- to. Eso lo hacen, obviamente, con el pro- pósito de “endulzar” los oídos del empre- deba ser la única forma. No lo debe ser, sas de consultoría, el mismo que no “con- porque posibilita la desigualdad y la injus- sumiría” ética empresarial si ésta no fuera ticia humana. La posibilita porque acepta sin ningún pudor el hecho de que quienesmenos tienen al iniciar la relación, se su- 5. Conclusión
bordinen al que más tiene, en un esque-ma que, además, persigue incesante- Lo ético de la ética empresarialCrespo, Miguel Francisco _______________________________________________ Drucker, Peter (1973), La gerencia: Tareas,
responsabilidades y prácticas . Li-
brería “El Ateneo” Editorial. Buenos tra actual manera de trabajar en colecti-vo. En ese sentido, si tuviera que existir Fuenmayor, Ramsés (2001), Interpretando
organizaciones. Una teoría sisté-
una “ética empresarial”, tendría que ser mico-interpretativa de organizacio-
una que revisara cómo es que ese artifi- nes. Universidad de los Andes. Con-
injusticias y por qué, en consecuencia, te- MacIntyre, Alasdair (1985), “After virtue: a
study in moral theory”. Gerald
distintas a aquellas que están definidas MacIntyre, Alasdair (1999), “ Dependent ratio-
nal animals: Why human being
Bibliografía Citada
need the virtues” . Open Court. Chi-
cago and La Salle Illinois.
Weber, Max (1994), “La ética protestante y el
Cortina, Adela (1994), Ética de la empresa”:
espíritu del capitalismo”. Ediciones
Claves para una nueva cultura em-
presarial. Editorial Trota. Madrid.
Cortina, Adela; Castiñeira, Angel; Losano, Jo- seph M.; Domingo, Agustín; Lozano,
J. Félix; García-Marzá, Domingo; Cu-
nill, J. La empresa. Editorial Argenta-
nia-Visor. Madrid.

Source: http://www.omnimediastudio.com/demo/itesm/CGR/pdfs/lectura-caso3b.pdf

allegro.cartelcolor.com

BRIEF COMMUNICATION Metformin superior to low‑fat diet for the treatment of patients with nonalcoholic fatty liver disease and/or steatohepatitisBashkim Resuli, Vigjilenca Demiraj, Adriana Babameto, Klara Sema, Valdete MalajUniversity Service of Gastroenterology and Hepatology, Mother Theresa Hospital, Tirana, Albania Introduction Nonalcoholic fatty liver disease process: 1) the develo

lta.hse.fi

M I K K O L U O M A A Look behind the Programme Level: Factors that Drive HRD ABSTRACT This article studies the factors that are likely to affect the visible part of human resource development(HRD) – the use of HRD activities in companies. It is argued that the active use of HRD activities assuch does not indicate the role HRD plays in a company’s business: rather, one has to pay a

Copyright © 2010-2014 PDF pharmacy articles